La costumbre de heredar zapatos entre hermanos… ¿buena decisión?

Hace años, era muy común que los niños y niñas llevarán los zapatos heredados de sus hermanos y hermanas; esta era una práctica habitual para ahorrar, debido al gran número de hijos que se tenían. Pero, hoy en día, ¿se sigue manteniendo esta costumbre? ¿Sois de los y las que aún dejáis a vuestros pequeños llevar zapatos heredados?  En Minishoes, como zapatería infantil, es un tema que nos incumbe, y queremos advertiros de que no es bueno aprovechar el calzado de otros niños, ya sean de sus hermanos u de otros… A continuación, veremos por qué es una mala idea.

heredar zapatos niños

Según el Colegio de Podólogos de Andalucía, las consecuencias de una mala elección del calzado en la infancia pueden marcarnos de por vida. Advierten de que la pisada de cada niño es diferente, y que, por tanto, el desgaste de los zapatos y las deformaciones que estos sufren afectan al desarrollo de la estructura de los pies de los niños que los reutilicen ya que no se adaptarán bien al pie del pequeño.

Además, los expertos, mencionan que es muy importante no usar zapatos heredados antes de los 8 años de edad, porque es el período en el que se desarrolla el 80 % de la evolución angular y torsional de los pies. Jorge Barnés, el presidente Colegio Profesional de Podólogos de Andalucía, añade: “Cada niño va adaptando los zapatos a su forma de caminar por lo que utilizar calzado ya desgastado y acomodado a una persona, puede afectar al desarrollo natural de la estructura del pie del menor, generando futuras enfermedades cuando sean adultos; por no hablar de las rozaduras o molestias al caminar”.

heredar zapatos niños

No obstante, hay algunos casos en los que sí se puede heredar zapatos. Los especialistas consideran que los zapatos sí se pueden heredar cuando están en buen estado, es decir, si no están deformados y no tienen pliegues en el empeine, si los refuerzos en puntera y talón se encuentran intactos, y si el taco y la suela no están desgastados por el uso. Destacan también, que, en el caso de los zapatitos de bebé, al ser flexibles y no estar tan moldeados por el poco peso, es menos inadecuado. También nos recomiendan que el mejor momento para probar el calzado es al final del día y que hay queelegir un calzado específico para cada actividad deportiva.

Ya sabéis, pisada diferente, zapatilla diferente; por ello, en Minishoes, consideramos que, en definitiva, aprovechar el calzado de otros niños no es una práctica recomendable y que, por tanto, no debemos poner a nuestros hijos e hijas zapatos heredados a no ser que sus condiciones sean adecuadas.

heredar zapatos niños