Calidad y cuidado de nuestros productos

Para nosotros la calidad es lo mas importante, por eso garantizamos que todos nuestros productos estan 100% fabricados en España con piel de la más alta calidad. Tambien es muy importante saber comprar bien el calzado, ya que aunque este sea de una calidad excelente si elegimos mal la talla o el modelo no se ajusta correctamente al pie podremos provocar lesiones, tendinitis o dolores en los pies.

Mantener como nuevos los zapatos de tu bebé o niño no te tiene que suponer un quebradero de cabeza. Minishoes te ayuda, gracias a sus consejos, a mantener como el primer día todo tipo de zapatos.

Los zapatos de piel, por ejemplo, debes limpiarlos con un trapo seco para quitarles la humedad y la suciedad. De vez en cuando te aconsejamos que apliques un poquito de crema hidratante para que recuperen el brillo y, si pierden color con el uso, bastará con que apliques un poquito de betún del mismo color que los zapatos. Por último, y para evitar que la piel sufra con la lluvia, os recomendamos que apliquéis un spray que repela el agua.

El serraje o el ante debemos protegerlo desde el principio también con un spray que repela los líquidos. De esta manera, evitaremos que la piel se estropee y que no surjan manchas. Si aparecen las manchas, os recomendamos que os hagáis con un cepillo de dientes de metal que encontrareis en cualquier supermercado. Si tus zapatos de serraje necesitan una limpieza más profunda, solo tendrás que pasar un paño húmedo y frotar con un estropajo empapado en amoniaco. Después déjalos secando con un poquito de papel de periódico en el interior para que no pierdan la forma tus zapatos y finaliza el proceso cepillandolos con el cepillo de metal.

Los zapatos de lona, de lino, de terciopelo o de serratex son los más fáciles de limpiar porque pueden lavarse a máquina. Os recomendamos, eso sí, que no expongáis al sol los zapatos mientras se secan para evitar que se decoloren y que los metáis a la lavadora en una bolsa y sin plantillas.